Amberes, más que una ciudad linda

Voy a explicar brevemente los que es una ciudad ideal para mí.

Ante todo, es cosmopolita, hay lugar para gente diversa de lugares diversos. Tiene un sistema de transporte público eficiente. La ciudad ideal tiene muchos parques, espacios verdes, lugares abiertos para reunirse y monumentos arquitectónicos notables. Está atravesada por un río o está al lado del mar. Tiene restaurantes para todos los presupuestos en los que se come bien. La ciudad ideal tiene avenidas  con casas y edificios imponentes y barrios auténticos  tal vez menos lindos pero que pertenecen y dan una verdadera identidad a la ciudad. En muchos lugares hay murales preciosos que colorean sin estropear. Como si fuera poco la ciudad tiene un lugar o muchos para la cultura de manera clásica: bibliotecas, teatros, cines (no hablo de complejos tipo supermercado, hablo de salas de cine a escala humana).

antwerp-claudialeclercq-dusoleildanslenord-anvers-73

Amberes, la ciudad flamenca más importante en Bélgica reune prácticamente todas esas características. Un día, hace no mucho, deseosos de cambiar de aires sin ir demasiado lejos, decidimos ir a Amberes. Desde el norte de Francia, lo más rápido es tomar la autopista dirección Gante. Ojo, para entrar a la ciudad con auto, tienes que haber registrado antes la placa por internet.

Ya en Amberes puedes dejar el auto en un parking muy amplio en Linkerover. De ahí puedes ir al centro histórico en bus, tranvía o bicicleta. Hay vías ciclables dignas de ese nombre. En busca de emoción y de exotismo, tomamos el tranvía. Nuestra parada estaba muy cerca del barrio chino. Hay muchísimo color, tiendas de alimentos, olores, mercancías venidas de lejos…

Continuamos por el barrio de los diamantes. Si nunca has ido tienes que visitarlo, aunque no te interesen las joyas. Hay tiendas y tiendas de diamantes. La selección, tallado, peso y tasación se efectúa en los talleres de las trastiendas de muchos comercios y en las bolsas (no tienen una tienen TRES) de diamantes amberinas. ¿Sabías que un 85% de los diamantes comercializados en el mundo ha pasado por aquí? Entre las boutiques de diamantes hay de todo, no faltan las que anuncian sus bienes de manera bastante visible.

Recomiendo una visita al Museo del diamante, es muy completo e interesante. Ya lo visitamos hace unos años y como el día estaba esplendoroso (no es siempre el caso en esta parte de Europa) decidimos improvisar un picnic en un parque precioso no lejos de la estación.

antwerp-claudialeclercq-dusoleildanslenord-anvers-11

Puesto que estás a un paso, te aconsejo también echar un vistazo a la estación central de Amberes. Es una joya arquitectónica cuya parte más impresionante data de 1905. En 2009 la revista Newsweek la catalogó como la cuarta más hermosa del mundo.

antwerp-claudialeclercq-dusoleildanslenord-anvers-21

antwerp-claudialeclercq-dusoleildanslenord-anvers-25

Nuestro objetivo principal, ese día era visitar la plaza principal y uno de los numerosos museos. La plaza es preciosa pero una parte estaba en obras así que nos quedaba decidirnos entre ir a la casa de Rubens o al Museum aan de Stroom. La cola para ver el museo de Rubens era muy larga, personalmente yo tenía muchas ganas de ver el M.A.S. y el barrio del puerto. Nos dirigimos entonces con los niños hacia el museo más reciente en la islita o Het Eilandje.

antwerp-claudialeclercq-dusoleildanslenord-anvers-69

¡Que gran sorpresa nos esperaba! El Museo de la Corriente o M.A.S. es arquitecturalmente armonioso e imponente. Igualmente impresionante por dentro que por fuera. Se puede subir gratuitamente hasta el último piso. Esto es ideal para admirar la ciudad y el paisaje urbano con el Escalda serpenteante.

Las exposiciones eran también muy interesantes. Me gustó una que creo que es permanente y trataba sobre la formación de la ciudad y como se abastecía de bienes.

antwerp-claudialeclercq-dusoleildanslenord-anvers-71

A la salida, era un poco tarde para ver la Casa del Puerto. Estabamos un poco desorientados para encontrar el camino de regreso. Sabíamos que había que atravesar el río pero no había ningún puente en el puerto (hay dos a la salida de Amberes).

¿Cómo hace la gente para pasar al otro lado? nos preguntábamos. No construir ningún puente en medio de una gran ciudad nos pareció arbitrario. ¿Cómo unir entonces el “viejo Amberes” al Linkerover o “nuevo Amberes”?

Amberes es el segundo puerto en Europa después de Roterdam y uno de los motores económicos de la región, obstaculizar el paso de las embarcaciones habría sido inconcevible ¿Cómo atravesar entonces el Escalda? ¿A nado? no, claro que no. La solución es tomar el túnel subterráneo Sint-Anna.

El Sint-Anna, con sus 572 metros de largo y a 31,57 metros bajo el agua, fue una verdadera hazaña en ingenio y técnicas de construcción para su tiempo. Terminado en 1933, es lo bastante ancho (tiene 4,3 metros de diámetro) como para permitir el paso de una ambulancia en caso de urgencia. Hay dos escaleras mecánicas de madera increíblemente vintage y un ascensor a cada lado del Escalda. Lo más asombroso para nosotros era ver cuantos ciclistas y peatones utilisan este túnel. ¡Es una carretera peatonal y ciclística!

Una vez en la casa me dí cuenta de que me había olvidado el estuche de una cámara fotográfica en el museo. Los llamé y me prometieron guardarlo unas semanas. Teníamos una razón para regresar a Amberes.

El segundo viaje fue aún más corto pero igual de intenso. Ese día hacía un frío húmedo pero no llovía. Era la hora de almorzar cuando llegamos y nos pusimos a buscar un restaurante. Amberes es un lugar muy cosmopolita y quisimos ir a algún restaurante judío pero era sábado así que entramos al Fong Mey. Lo recomendamos calurosamente. Está en pleno barrio chino, los ingredientes eran frescos, la comida sabrosa y los precios muy razonables para una gran ciudad como Amberes.

antwerp-claudialeclercq-dusoleildanslenord-anvers-65

Enseguida nos dirigimos al museo que no estaba tan cerca pero es caminando que se conoce una ciudad ¿no es cierto? Avanzamos a nuestro ritmo apreciando las avenidas, los edificios antiguos de la zona portuaria. Había además una bruma tan fotogénica que hacía olvidar el frío y la humedad. Una vez que recuperamos el estuche fuimos al centro de visitantes, muy cerca del M.A.S.

Había fotos que explicaban la evolución de la ciudad de Amberes. La entrada era gratuita y la guía que hablaba un francés perfecto, nos explico los proyectos de ampliación del puerto. También era posible consultar los planos urbanos. Las autoridades de la ciudad habían hecho proyectos tan ambiciosos como previsores para el futuro de la ciudad. Secretamente me pregunté por qué en mi país de origen y en el país donde vivo no había planes urbanos a largo tiempo. No de cinco años sino de quince o veinte años e incluso más. ¿Por qué no se respetan las necesidades y deseos de los habitantes?

Estábamos ahora muy cerca de la Casa del Puerto. Este lugar me atraía mucho pues sabía que esta audaz obra había sido concebida por Zaha Hadid y su equipo de arquitectos. En mis tiempos de estudiante de arquitectura soñaba con ver en vivo alguno de sus trabajos. El camino hacia la atracción era una sensacional mezcla de Street Art, arquitectura y ambiente de puerto. La Casa del Puerto es todo un símbolo de la identidad de Amberes.

Se trata de la yuxtaposición de un gran volúmen adiamantado sobre una antigua estación de bomberos. Actualmente allí funciona una parte de las oficinas administrativas del puerto. Se puede visitar pero hay que llamar con anticipación y no hacen la visita con menos de diez personas. Se trata de un monumento definitivamente notable también por el entorno del puerto y el Escalda.

Imagino que no todo es perfecto, que la ciudad debe tener problemas como todas pero es tan interesante recorrer un lugar tan variado, tan rico en cultura, tan accesible al turista peaton.

Nosotros regresamos al norte de Francia, esta vez tomando el metro hasta el parking en Linkerover y prometiendo volver pronto a la bella Amberes.

En otoño, tarta de chocolate

autumn-claudialeclercq-automne2

Cuando vivía en Perú no conocía realmente los cambios de las estaciones. Al menos no tan intensos como los europeos. Como sé lo que es tener todo el tiempo sol y no necesitar calefacción ni aire acondicionado, no me pronuncio realmente en contra de esa situación. Me gustaba mucho y la extraño como extraño a mi familia, a mis amigos.

autumn-claudialeclercq-automne5

En compensación, la naturaleza es aquí radiante, gris o multicolor. El otoño es probablemente una de las estaciones más fotogénicas. Hace mucho viento, llueve, hace más frío, pero los colores son extraordinarios. La naturaleza me dice todo el tiempo “estoy aquí”, “estoy aquí” y además va a cambiar para dar paso al invierno.

tarteauchocolat-claudialeclercq-chocolatepie6

En momentos así, qué reconfortante es estar sentada cerca al fuego con una taza de té y una ración de tarta/pie de chocolate. Es algo mágico. Tú también, tómate una pausa, sientate y con tu bebida preferida saborea esta deliciosa tarta. Cómela lentamente, siente las texturas, los sabores. Qué bien sabe algo hecho por nosotros mismos.

autumn-claudialeclercq-automne-tarte-chocolat

A continuación la receta de la masa y del relleno. La masa viene de un recetario que me dió mi mamá, que le dió su mamá. El relleno lo adapté de una receta del libro de la genial Béatrice Peltre. He variado las proporciones y he añadido cocoa/chocolate en polvo.

Tarta de chocolate

Masa quebrada para un molde de 27 cm de diámetro

  • 300 gramos de harina
  • 150 gramos de margarina o mantequilla
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 6 a 8 cucharadas de agua fría (helada si es posible)

Preparación

Cernir juntos, la harina, el polvo de hornar y la sal. Añadir la margarina/mantequilla y trabajar la mezcla con un mezclador o manualmente. Parte de la masa debe quedar como harina de maíz muy gruesa y parte, en pedacitos del tamaño de guisantes. Rociar pequeñas cantidades de la masa con agua, una cucharada cada vez. Separar las porciones humedecidas y repetir la operación con las porciones secas. Usar solo el agua suficiente para mantener la masa unida. Unir las porciones humedecidas con las manos. Mientras menos se amase la mezcla, más suave será la masa.

tarteauchocolat-claudialeclercq-chocolatepie1

Estirar la masa con un rodillo sobre una mesa o superficie limpia, seca y enharinada.  Colocarla en el molde previamente engrasado y enharinado. Pinchar la masa con un tenedor. Reservar, de preferencia en un lugar frío. Los restos de la masa nos servirán para la decoración. Podemos estirar de nuevo los restos y cortar con cortadores de hojas, estrellas…

Ganache o relleno de chocolate

  • 250 gramos de chocolate para repostería
  • 250 mililitros de leche evaporada o crema de leche
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharadas de cocoa o cacao en polvo
  • 3 cucharadas de azúcar
  • nueces para la decoración

Preparación

Derretir el chocolate a baño María. No te hace falta compra más utensilios, basta poner una cacerola dentro de otra, la más grande debe contener agua, la más pequeña el chocolate en trozos. En otro recipiente mezclar la leche con el azúcar y la cocoa. Cuando el azúcar esté disuelta y la cocoa también incorporar poco a poco al chocolate. Remover bien. Esperar a que enfríe un poco y añadir los huevos uno a uno. Utilizar una cuchara o tenedor. Jamás una batidora. La idea es incorporar los huevos pero no que la mezcla se llene de aire. Por eso no debes usar un batidor manual o eléctrico.

tarteauchocolat-claudialeclercq-chocolatepie

Verter el chocolate en el molde con la masa. Llevar al horno a 180° durante 15 minutos y solo entonces colocar las nueces y los restos de masa en forma de hojas o estrellas. Si los colocas antes se hundirán.

tarteauchocolat-claudialeclercq-chocolatepie4

Meter de nuevo al horno por 20 o 25 minutos más. Para las tartas o pies nunca precaliento el horno. Pasado este tiempo dejar enfriar y servir.

Personalmente me encanta ver las caras de mi familia luego de probar algo que he hecho. Con esta tarta no falla, luego de una estudiada degustación, pregunto: ¿y qué tal? me hacen un gesto de triunfo. ¡Me siento tan feliz cuando esto pasa!

tarteauchocolat-claudialeclercq-chocolatepie7

tarteauchocolat-claudialeclercq-chocolatepie9

Ciruelas silvestres o endrinas, paseo y mermelada

sloeberry-prunelles-claudialeclercq4

Hace unas semanas fuimos a dar una vuelta a un bosque no lejos de aquí. Había muchísimas ciruelas silvestres o endrinas. Estando ya en otoño las endrinas estaban maduras e incluso dulces. Este verano tuvimos mucho sol y el clima estuvo muy seco. Todo eso debe haber ayudado.

sloeberry-prunelles-claudialeclercq7

Muy entusiasmada recogí un poco más de un kilo. Debo decir que la única entusiasmada era yo. Las endrinas no son muy dulces y tienen un sabor acre. Si había tantas era porque a la gente no le interesa recolectarlas. Algo me decía que esas bayas azules que crecen en arbustos espinosos podían dar una buena mermelada.

Ya en casa me enteré de que las endrinas tienen mucha vitamina C, flavonoides, taninos (de ahí el gusto acre) y gran poder antioxidante. ¡Tanta salud en unas bayas pequeñitas y azules!

Las lavé e hice la mermelada que detallo a continuación:

Mermelada de endrinas

Ingredientes

  • 1 Kg. de endrinas maduras y lavadas
  • 500 gramos. de azúcar
  • jugo/zumo de 1 limón
  • 200 cc de agua
  • semillas y corazón de 1 manzana limpios y dentro de una gasa bien atada (opcional)

Preparación

Poner en una cacerola el agua, el azúcar y las endrinas bien lavadas. Si deseas puedes poner las semillas y el corazon de manzana en la preparación, esto es para añadir pectina natural. La pectina le da más espesor a la mermelada. Añade también el jugo de limón.

sloeberryjelly-prunelles-claudialeclercq

Dejar en el fuego medio, durante 1 hora más o menos minutos. No te olvides de mover cada cierto tiempo con una cuchara de madera. Cuando las endrinas estén cocidas saca la bolsita con las semillas de manzana. Pasar las endrinas por un colador para extraer las semillas.

Si quieres una mezcla más homogénea puedes pasarla por el procesador o meterlas a la licuadora.

sloeberryjelly-prunelles-claudialeclercq1

Ahora solo falta envasarla en frascos limpios, de preferencia esterilizados. Cerrarlos muy bien y ponerlos boca abajo. Dejar enfriar unos 30 minutos. Yo pongo los frascos en la nevera/refrigeradora así que no uso frascos de tapa retráctil.

Si nunca has probado esta mermelada la recomiendo. La mermelada de endrinas no tiene nada de acre, es deliciosa ¡y no se parece a nada que hayas probado antes!

sloeberryjelly-prunelles-claudialeclercq4

Las endrinas, por su alto contenido en taninos, tienen propiedades astringentes. Es bueno saberlo pues si tu intestino es perezoso, excederte con la mermelada te puede provocar estreñimiento.

sloeberry-prunelles-claudialeclercq1

El viaje botánico

vegetaldyeing-claudialeclercq-viajebotanico6

Beterraga, cebolla, nueces, piñas, helechos, moras, ortigas… ¿no dan colores hermosos?

Este verano pude hacer uno de mis sueños realidad: teñir telas utilizando mis propios pigmentos vegetales.

Desde que cocino para mí y mi familia había notado que algunas plantas, frutas y legumbres dejan huellas de color. Algunas veces eran lo que vulgarmente conocemos como manchas de comida. Para mí ver como el violeta o morado de algunas mermeladas o de las beterragas cambiaba a verde en unos instantes era fascinante y misterioso. Durante el verano con días más largos y con más tiempo me dediqué a extraer tintes y a experimentar.

Mis premisas

Tenía muy claro que mis experimentos debían ser con restos, cáscaras, ramas y hojas que no tenía que comprar. Mi compromiso era en primer lugar con el medio ambiente, no podía haber desperdicio de comida.

Tampoco se trataba de saquear los senderos por donde paseo. Hay plantas protegidas, plantas invasivas, plantas venenosas y plantas ajenas. Lo mejor es identificar previamente las plantas que usaremos.

Otro asunto que me importaba (y me importa) es que no debía ir lejos para conseguir mi material de tintes.

No quería comprar muchas cosas nuevas, quería reciclar.

vegetaldyeing-claudialeclercq-viajebotanico2

Los utensilios para los tintes vegetales deben reservarse únicamente para este uso.

Los primeros pasos en tintes vegetales

Soy principiante en este pasatiempo, te cuento mis experiencias. Hay personas que llevan años en esto y saben mucho. Aquí comparto lo que sé y te cuento cómo lo hice. Espero poder ir más lejos para compartir más conocimientos. A continuación detallo lo que necesitas para teñir pequeñas cantidades de tela.

Los materiales básicos para teñir tela con plantas son:

  • Tela de algodón, lino o lana. Las tinturas vegetales se fijan muchísimo mejor en materiales no sintéticos. Por suerte encontré un retazo o retal de tela de algodón y otro de lino en Emmaüs. Si es la primera vez que haces esto es mejor usar retales/retazos de tela de ropa de algodón o lino blancos o de color natural y pueden ser viejos.
  • Una cacerola, cazo u olla de aluminio u otro material inoxidable. Este recipiente no debe usarse para cocinar después. Compré un par en Emmaüs. Eran usadas y me costaron muy baratas.
  • Plantas para experimentar. Intenté con cáscaras de cebolla, moras del bosque un poco echadas a perder, piñas (o conos de pino), beterragas, ortigas, helechos silvestres, nueces con cáscara verde. También teñí con vino rojo echado a perder.
  • Una cuchara de madera que no debemos destinar a otros usos.
  • Pinzas de madera para remover y manipular la tela.
  • Tiempo.
  • Paciencia.

Procedimiento

1. Lo primero es lavar la tela a emplear. He utilizado pedazos de máximo 30 X 30 cm.

2. Dejar secar la tela.

3. Extraer el pigmento poniendo al fuego las partes de la planta (hojas, ramas), piña o cáscaras de cebolla en agua que las cubra. 1 litro de agua es más que suficiente. Calentar sin esperar a que hierva, mantener a fuego lento durante una hora. Mover con una cuchara de madera. No utilizar esta cuchara para cocinar pues en estos pasos simples ocurren cambios químicos que podrían ser tóxicos.

vegetaldyeing-claudialeclercq-viajebotanico1

No hay necesidad de trabajar en ollas o cazos nuevos. Estas cacerolitas no me costaron casi nada.

4. Filtrar el líquido para separarlo de las ramitas, hojas o pedazos de la planta. Introducir la tela previamente humedecida. Le añadí sal al líquido tintóreo pero la sal no es un fijador poderoso así que se que a la primera lavada algunos colores van a desteñir. Dejar la tela en la olla o cazo durante una noche o 24 horas. De preferencia en un lugar oscuro.

5. Una vez pasado este tiempo enjuagar la tela y poner a secar en un lugar oscuro también.

vegetaldyeing-claudialeclercq-viajebotanico3

Los helechos, según las estaciones y las variedades pueden dar colores intensos como este.

Generalmente los conocedores preparan las telas con mordientes No he usado aún mordientes. Un mordiente es una sustancia que ayuda a que el pigmento se fije en la tela. Los más conocidos son el alumbre, el sulfato ferroso y los taninos.

Algunos de mis textiles teñidos tienen un color altamente efímero. Eso lo sé ahora, pero el verano pasado no lo sabía. Disfruté mucho con esta experiencia. Pienso repetirla y usar mordientes.

vegetaldyeing-claudialeclercq-viajebotanico5

Es posible almacernar por unos días los tintes.

Mis conocimientos sobre plantas se han ampliado y ¡me queda tanto por aprender! cuando veo plantas no dejo de asombrarme por todos los procesos que hacen que lleguen a producir alimentos, con gracia, colores y formas maravillosas.

vegetaldyeing-claudialeclercq-viajebotanico8


Las gamas de colores naturales son tan increíbles.

Mi viaje botánico acaba de comenzar. Te invito a que lo sigas pues publicaré cada vez que pueda sobre plantas, hierbas, recetas y todo lo que voy descubriendo.

Si te gusta este artículo ¡compártelo por favor!